CAPITULO III

MAGIA CEREMONIAL DE LOS ELEMENTOS

Para poner en acción las fuerzas ocultas de los elementos, los magos cabalistas han hecho uso a través de varios siglos, de la “CONJURACION DE LOS CUATRO”, atribuida al sabio Salomón, la cual es también una invocación a los cuatro Genios que rigen los cuatro puntos cardinales y tienen dominio sobre los elementales de la tierra, agua, fuego y aire.

a)    CONJURACION DE LOS CUATRO

Caput mortum, imperet tibi Dominus per vivum et devotum serpentem.

¡ Cherub, imperet tibi Dominus per Adam JOT-CHAVAH!
¡Aquila errans, imperet tibi Dominus per alas tauri!
¡ Serpens, imperet tibi Dominus Tetragrammaton per angelum et Leonem!

¡ MICHAEL, GABRIEL, RAPHAEL, ANAEL!
¡ FLUAT UDOR per Spiritum ELOHIM!
¡ MANEAT TERRA per ADAM IOT-CHAVAH!
FIAT FIRMAMENTUM per IAHUVEHU ZEBAOTH.
FIAT JUDIGIUM PER IGNEM IN VIRTUTE MICHAEL.

Ángel de ojos muertos, obedece o disípate con esta agua santa.

Toro alado, trabaja, o vuelve a la tierra, si no quieres que te aguijonee con
esta espada.

Águila encadenada, obedece a este signo, o retírate con este soplo.
Serpiente movible, arrástrate a mis pies o serás atormentada por el Fuego
Sagrado y evapórate con los perfumes que yo quemo.

Que el agua vuelva al agua; Que el fuego arda; Que el aire circule; Que la
tierra caiga sobre la tierra por la virtud del Pentagrama que es la Estrella
matutina, y en el Nombre del TETRAGRAMA que está escrito en el centro de la Cruz
de Luz. AMEN.

Esta Conjuración la incluyo en la presente obra por lo indispensable que resulta para el sacerdote el poseerla siempre a mano. Por lo mismo, incluyo también los exorcismos y oraciones necesarios para la consagración de los talismanes y amuletos.

 

b)    EXORCISMO DE LA TIERRA

Se exorciza la tierra por la aspersión del agua, por el aliento y por el fuego, con los perfumes propios del día, y se dice la oración de los Gnomos. 

c)   ORACIÓN DE LOS GNOMOS

Rey invisible, que habéis tomado la tierra por apoyo y que habéis socavado los abismos para llenarlos con vuestra omnipotencia; vos, cuyo nombre hace temblar las bóvedas del mundo; vos que hacéis correr los siete metales en las venas de la piedra; monarca de siete luces; remunerador de los obreros subterráneos, llevadnos al aire anhelado y al reino de la claridad. Velamos y trabajamos sin descanso, buscamos y esperamos por las doce piedras de la ciudad santa, por los talismanes que están en ellas escondidos, por el clavo de imán que atraviesa el centro del mundo. Señor, Señor. Señor tened piedad de los que sufren, ensanchad nuestros pechos, despejad y elevad nuestras cabezas, engrandecednos, ¡Oh! estabilidad y movimiento; ¡Oh! día envoltura de la noche; ¡Oh oscuridad velada por la luz; ¡Oh! Maestro que no detenéis jamás el salario de vuestros trabajadores; ¡Oh! blancura argentina; ¡Oh! esplendor dorado; ¡Oh! corona de diamantes vivientes y melodiosos; Vos que lleváis el Cielo en vuestro dedo, cual si fuera un anillo de zafiro, vos que ocultáis bajo la tierra en el reino de las pedrerías la maravillosa simiente de las estrellas, Venid, reinad y sed el eterno dispensador de riquezas, del que nos habéis hecho guardianes AMEN.

d)    EXORCISMO DEL AGUA

Fiat firmamentum in medio aquarum et separet aquas ab aquis, quae superius sicut quae inferius, et quae inferius sicut quae superius ad perpetranda miracula rei unius. Sol eius pater est, Luna mater et ventus hunc gestavit in utero suo, ascendit a terra ad coelum et rursus a caelo in terram descendit. Exorciso te, creatura aquae, ut sis mihi speculum Dei vivi in operibus ejus, et fons vitae, et ablu­tio peccatorum. AMEN.

e)    ORACION DE LAS ONDINAS

Rey terrible del mar, vos que tenéis las llaves de las cataratas del Cielo y que encerráis las aguas subterráneas en las cavernas de la tierra; Rey del diluvio y de las lluvia de la primavera; vos que abrís los manantiales de los ríos y de las fuentes; vos que mandáis a  la humedad, que es como la sangre de tierra, convertirse en savia de las plantas !Os  adoramos y Os invocamos¡ A nosotros, vuestras miserables y móviles criaturas, háblanos  en las grandes conmociones del mar, y temblaremos ante vos; háblanos también en el murmullo de las aguas limpias, y desearemos tu amor.     ¡Oh inmensidades a la cual van a perderse todos los ríos del ser, que incesantemente renacen siempre en vos, ¡Oh océano de las perfecciones infinitas!, ¡Altura desde la cual os miráis en la profundidad, profundidad que exhaláis en las altura, condúcenos a la verdadera vida por la inteligencia y por el amor, condúcenos a la inmortalidad por el sacrificado, a fin de que nos encontremos dignos de ofreceros algún día el agua, la sangre y las lágrimas, por la remisión de los errores. AMEN.

f)    EXORCISMO DE LA SAL

IN ISTO SALE SIT SAPIENTIA ET AB OMNI CORRUPTIONE SERVET MENTES NOSTROS ET CORPORA NOSTRA, PER HOCHMAEL ET IN VIRTUTE RUACH HOCHMAEL, RECEDANT AB ISTO FANTASMATA HYLAE UT SIT SAL COELESTE, SAL TERRAE ET TERRIS SALIS, UT NUTRIETUR BOS TRITURANS ET ADDAT SPEI NOSTRAE CORNUA AURI VOLANTIS AMEN.

g)    EXORCISMO DE LA CENIZA

REVERTATUR CINIS AD FONTEM AQUARUM VIVENTIUM ET FIAT TERRA FRUTIFICANS, ET GERMINET ARBOREM VITAE PER TRIA NOMINA, QUAE SUNT NETSAH, HOD ET JESOD, IN PRINCIPIO ET IN FINE PER ALPHA ET OMEGA QUI SUNT IN SPIRITU AZOTH AMEN.

h)    AL MEZCLAR EL AGUA, LA SAL Y LA CENIZA

IN SALE SAPIENTIAE AETERNAE, ET IN AQUA REGENERATIONIS ET IN CINERE GERMINANTE TERRANT NOVAM, OMNIA FIANT PER ELIOM, GABRIEL, RAPHAEL ET URIEL, IN SAECULA ET AEONAS AMEN.

i)    EXORCISMO DEL FUEGO

Se exorciza el fuego echando en él sal, incienso, resina blanca, alcanfor y azufre, pronunciando tres veces los tres nombres de los Genios del Fuego:

MICHAEL, Rey del Sol y del Rayo;
SAMAEL, Rey de los Volcanes;
ANAEL, Príncipe de la Luz Astral.

j)    ORACION DE LAS SALAMANDRAS

Inmortal, eterno, inefable e increíble Padre de todas las cosas, que te haces llevar en el rodante carro de los mundos giratorios. Dominador de las inmensidades etéreas en donde está elevado el trono de tu omnipotencia, desde cuya altura tus temidos ojos lo descubren todo, y que con tus bellos y santos oídos todo lo escuchan, ¡Exalta a tus hijos a los cuales amas desde el nacimiento de los siglos! Porque tu adorada, excelsa y eterna majestad resplandece por encima del mundo y del Cielo, de las estrellas; porque estás elevado sobre ellas. ¡Oh fuego rutilante! porque tu te iluminas a ti mismo con tu propio esplendor; porque salen de tu esencia arroyos inagotables de Luz, que nutren tu Espíritu infinito, que también nutre todas las cosas y forma ese inagotable tesoro de sustancia siempre pronta para la generación que trabaja y que se apropia las formas de que las has impregnado desde el principio. En ese Espíritu tienen también su origen esos santísimos Reyes que están alrededor de tu trono y que componen tu corte.

 ¡Oh Padre Universal! ¡Oh único! ¡Oh, Padre de los Bienaventurados mortales e inmortales!

Tú has creado en particular potencias que son maravillosamente semejantes a tu eterno pensamiento y a tu esencia adorable; Tú las has establecido superiores a los ángeles que anuncian al mundo tus voluntades, y que por último, nos has creado en tercer rango en nuestro imperio elemental. En él nuestro continuo ejercicio es el de alabarte y adorar tus deseos, y en él también ardemos por poseerte. ¡Oh Padre, oh Madre, la más tierna de las madres! ¡Oh, hijo, la Flor de los hijos! ¡Oh forma de todas las formas! ¡Oh alma, espíritu, armonía y número de todas las cosas, consérvanos y sénos propicios. AMEN.

 

k)    EXORCISMO DEL AIRE

Se exorciza el aire, soplando del lado de los cuatro puntos cardinales, diciendo:

Spiritus Dei ferebatur super aquas, et inspiravit in facien hominis spiraculum vice. Sit MiCHAEL dux meus, et SABTABIEL servus meus, in luce et per lucem.

Fiat verbum halitus meus; et imperabo Spiritubus aeris hujus, et refrenabo equs solis volontate cordis mei, et cogitatione mentis meae et nutu oculi dextri.

Exorciso igitur te, creatura airis, per Pentagrammaton et in MEN, Sela. Fiat. Que asi sea.

l)     ORACION DE LOS SILFOS

Espíritu de luz, espíritus de sabiduría, cuyo hálito da y devuelve la forma de todo objeto; Tú ante quien la vida de los seres es una sombra que cambia y un vapor que se disuelve; Tú que subes sobre las nubes y que marchas con las alas de los vientos; Tú que respiras, y todo lo que procede de ti a ti retorna; movimiento sin fin en la estabilidad eterna, seas eternamente bendito. Nosotros te alabamos y nosotros te bendecimos en el imperio cambiante de la luz creada, de las sombras, de los reflejos y de las imágenes, y aspiramos sin cesar tu inmutable e imperecedera claridad. Deja penetrar hasta nosotros el rayo de tu inteligencia y el calor de tu amor, entonces lo que es móvil se verá fijado, la sombra será un cuerpo, el espíritu del aire será un alma, el sueño será un pensamiento. Nosotros nos veremos llevados por la tempestad, pero tendremos las bridas de los alados caballos matutinos y dirigiremos la corriente de los vientos vespertinos para volar ante ti.

¡Oh Espíritu de los Espíritus! ¡Oh alma eterna de las almas! ¡Oh, hálito imperecedero de la vida, suspiro creador, boca que aspira y respira las existencias de todos los seres en  flujo y reflujo de vuestras eternas palabras, que es el océano divino del movimiento y de la verdad!...AMEN.

  1. EXPLICACIONES GENERALES

 

La conjuración de los Cuatro, así como los exorcismos y las oraciones anteriores, poseen gran valor cabalístico y mágico. La Conjuración debe ir acompañada de la acción voluntaria del mago, al pronunciar los elementos.

Las Logias y Santuarios deben siempre poseer los elementos exorcizados para el uso ceremonial, y el incienso prendido durante toda operación mágica. Los perfumes utilizados deben ser los correspondientes a los siete planetas o a los 12 Signos Zodiacales, según el caso así:

PERFUMES PLANETARIOS

LA LUNA                              : Imán y ámbar.
MERCURIO                          : Enebro y Benjuí.
VENUS                                  : Heno Y Almizcle.
EL SOL                                  : Laurel.
MARTE                                  : Ajenjo y Estoraque.
JUPITER                                : Aloe y Azafrán.
SATURNO                             : Mirra y Azufre.

 

PERFUMES ZODIACALES

ARIES:       Mirra

LIBRA:                Gálbano.

TAURO:     Parecido al del costo, hierba 
                    aromática.   

SCORPIO:           Coral rojo. 

GEMINIS:   Almáciga.

SAGITARIO:       Áloe.

CANCER:    Alcanfor.

CAPRICORNIO:  Nardo.

LEO:            Incienso.  

ACUARIO:           Euforbio. 

VIRGO:        Sándalo blanco.

PISCIS:                 Tomillo.

 

Los perfumes mágicos se usan como sahumerio. También existen perfumes afines a los elementales así:

Azafrán a las Salamandras del fuego;
Áloe a los Silfos del aire;
Azufre a los Ondinos del agua;
Eléboro a los Gnomos de la tierra.

Otra observación indispensable es que el sacerdote durante la invocación a las fuerzas ocultas de los elementos (Elementales), debe dirigirse dando frente a los cuatro puntos cardinales, según la correspondencia de éstos con los elementos, como sigue:


Este mismo procedimiento deberá emplearse cuando se trate de invocar a los reyes Elementales o Gurús-Devas.

Por lo demás, agregaré lo que menciona la obra: “Botánica Oculta” atribuida a Paracelso, en el sub-titulo “Clasificación de los Elementos”.

“Sabido es que cada uno de los cuatro elementos y además la quintaesencia, corresponden a cada uno de nuestros cinco sentidos, es decir, que cada una de estas cinco formas de movimiento nos revela las cualidades de los objetos por medio de la vibración de uno de nuestros centros nerviosos o sensitivos:

La Tierra corresponde al olfato (olor)

El Agua corresponde al gusto (sabor)

El Fuego corresponde a la vista (forma)

El Aire corresponde al tacto (volumen)

La Quintaesencia corresponde al oído (Espíritu).”

 
El término quintaesencia viene a ser el Éter Cósmico de los ocultistas o materia caótica y primordial, las aguas de Amrita, según los orientales, que vibra con el tatwa Akasha.